domingo, 6 de abril de 2014

Estoy admirada

Desde cuando mi hermano estuvo en Japón, tengo la costumbre de visitar la página web del Instituto Geográfico Nacional. En la sección de Terremotos mundiales. Gracias a la casualidad, me enteré de forma casi inmediata del terremoto que padecieron hace poco Chile (huy, he estado a punto de poner Bolivia) y del posterior tsunami. En los periódicos españoles, aún no había salido la noticia y recurrí a los chilenos. Informaban paso a paso de los acontecimientos, con varios vídeos. Un terremoto de 8.3 es bastante fuerte. En el momento que leí la noticia, cuando había pasado un par de horas del suceso, sólo había habido cinco fallecimientos, y la mayoría por infartos. Eso dice bastante de las normas sismorresistentes de Chile. ¡Bien por ellos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada