miércoles, 11 de enero de 2017

Segundos catastróficos

Hay una serie de documentales que me gustan mucho. Se llaman Segundos Catastróficos. Presentan una catástrofe real y siguen una cuenta atrás, recopilando la serie de errores (porque las catástrofes suelen ser originadas por más de un error) hasta que ocurre el desastre. 

Faltan 5 días para desastre...


Nueva bandera norteamericana

lunes, 9 de enero de 2017

A lágrima viva

Es curioso lo parecidas que son la risa extrema y la tristeza extrema. En ambas los ojos terminan derramando lágrimas a raudales, el rostro se congestiona y se emiten ruidos semejantes. 

El viernes por la tarde mi aparejadora me invitó a dar una vuelta y tomar unas cervezas. Rechacé su invitación porque los zapatos de la fiesta de fin de año me hicieron rozaduras en los talones y aún no se habían curado. Al rato apareció con un pen y una bolsa de palomitas para microondas. Traía grabado el último episodio emitido en la televisión de la serie Mentes Criminales: Sin Fronteras. Un programa de humor voluntario no provoca tanta risa. La trama del episodio era una majadería, la ambientación una locura y el final un completo despropósito. Las palomitas terminaron esparcidas por el suelo y mi aparejadora y yo llorando a lágrima viva, como magdalenas, por culpa de las carcajadas. 

Choca las calles sin asfaltar en, supuestamente, plena Pamplona. 
Choca las banderas españolas en los balcones de las casas.
Choca la vegetación exclusivamente de cactus y pitas. 
Choca los decorados que desde fuera identificamos con México pero que un mexicano no reconoce como propio. 
Choca que los toros coman trozos de personas.
Pero, lo que más choca, es que al principio del episodio se diga que 68 millones de norteamericanos salen todos los años al extranjeros y no hayan pedido a algunos de ellos que los asesore para reflejar con un mínimo de realidad los países de los que hablan. 

Supongo que la serie tiene sus días contados, pero por si se les ocurre hacer un episodio ambientado en Andalucía, les informo de cómo vivimos aquí:

Nuestro transporte

Nuestra vestimenta

Nuestras casas

Y la trama puede ir de unos criadores de cerdos que hacen el mejor jamón de toda Andalucía. ¿El secreto? Los alimentan con los guiris que se ponen a tiro (los cerditos sí son omnívoros). 

¡Y pensar que taché de poco realista la serie surcoreana The K2 porque en Barcelona la gente hablaba con acento madrileño!








martes, 3 de enero de 2017

Año nuevo...

Las estructuras tienen dos formas de colapsar. Unas lo hacen avisando, dando indicios de lo que está a punto de ocurrir con grietas y crujidos. A veces da tiempo para conseguir una solución y evitar que la estructura se destruya: empresillando pilares debilitados o colocando cargaderos bajo las vigas con excesiva flecha. Esas estructuras a veces se pueden salvar, aunque la mayoría de las veces la solución es tan costosa o complicada que es mejor permitir que el edificio caiga. Otras estructuras simplemente colapsan, sin evidencias previas. De repente caen por culpa de alguna lacra oculta, y lo único que se puede hacer es mirar las ruinas con cara de incredulidad. 

Con las relaciones ocurre lo mismo. Algunas comienzan a deteriorarse con previo aviso, y se puede intentar salvarlas, y otras simplemente colapsan en un instante. La de Guille, sin yo saberlo, era de este tipo. Se fue a las pocas horas de comenzar 2017, después de haber asistido a la fiesta de fin de año de unos amigos, a los que sonrió a todos conmigo al lado. 

Llevo alelada desde entonces. Tal vez debería llorar, pero, de momento, no me apetece hacerlo. Intenté emborracharme. Tenía una botella de Sangre de Judas. Es un vino espumoso y dulce -lo de los matices se lo dejo a los entendidos-. Terminé con dolor de tripa por el gas de la bebida y por lo dulzón y, paradójicamente, con resaca, aunque ni siquiera conseguí achisparme. 

¿Por qué lo cuento aquí? Seguramente porque no tengo a nadie a quien atribular con mis penas. Lo contaré a mi familia, pero después de pasar estar fiestas porque ya tienen suficientes razones para odiar las navidades. Y nunca he tenido una amiga a la que pringar el hombro con mis penas. 

Cuando se lo cuente a mi familia, seguro que mi madre me echa la culpa a mí, dirá que no aguanto nada. Mi cuñada le echará la culpa a Guillermo, dirá que mientras las cosas fueron mal en su negocio, no se apartó de mi lado y que ahora que comienza a funcionarle todo, me deja. Mis hermanos le encontrarán miles de defectos que no le vieron mientras estábamos juntos. 

Él lo niega, pero, supongo que Guille, simplemente, ya es de otra.

domingo, 1 de enero de 2017

Este año tampoco caerá 2666

1º.- Título: La mala muerte
       Autor: Fernando Royuela
       Resumen: Un enano cuenta la historia de su vida ante el que va a ser su asesino: el propio lector. Desde la muerte desafortunada de su hermano cuando era muy joven, atropellado por un tren, a la venta a un circo por su madre, a conseguir el respeto de todos al hacerse millonario.

Es entretenido. Culto.

**************************

2º.- Título: Noches de tormentas (02/01/2017 a 03/01/2017)
       Autor: Nicholas Sparks
       Resumen:  A una madre, ante su hija deprimida por la muerte de su marido por un cáncer, se le ocurre contarle la historia de un romance que tuvo en el pasado. Se había enamorado de un hombre durante un fin de semana. El hombre había tenido que marchar a Ecuador donde murió. La mujer no vuelve a enamorarse. 

Está mal escrito, es aburrido (se pone más interés en la lectura de un catálogo de Ikea) y las supuestas soluciones que proporciona Sparks, llevadas a la práctica, ante una persona con una depresión real, puede causar suicidio. Menos mal que es el último libro que leeré de este autor.

***************************

3º.- Título: Al faro (03/01/2017 a 16/01/2017)
       Autora: Virginia Woolf
       Resumen: El núcleo principal de las tres partes que componen la novela parece ser la casa de vacaciones de la familia Ramsay: madre, padre y sus ocho hijos. La familia tiene invitados. No ocurre gran cosa durante toda la novela: se prevé hacer una visita al faro de la isla, sin conseguirlo en la primera parte de la novela por culpa del mal tiempo. Un paseo por la playa, la madre que teje unos calcetines para el hijo del farero, una cena... La segunda parte, que sólo parece un enlace para unir la primera y segunda parte, se relata, de forma acelera y sin detalles, de la muerte de la madre, la de un hijo por culpa de una granada en Francia durante la (primera o segunda) guerra mundial y la de una hija por culpa de una enfermedad durante el parto. En la tercera parte del libro han pasado varios años. Los hijos son mayores. Se prevé y consiguen hacer el esperado viaje hasta el faro mientras la pintora, amiga de la familia, los mira desde el jardín de la casa.

Me ha gustado mucho la lectura de este libro, y no sólo porque después de  Nicholas Sparks cualquier libro de cualquier autor parece sublime.



¡Feliz 2017!!!


Espero que, simplemente, seáis felices durante los 365 días que se nos presentan por delante.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

La noche más larga

¡Vaya mierda!

He tenido amigos en la cárcel (porque se lo merecían, pocos son los inocentes encarcelados), a los que he escrito cartas. Solía poner después de la despedida: Y saludos a los revisores muak muak. Mis amigos me advertían que les entregaban las cartas abiertas para que evitara poner cosas libidinosas, aunque saberme leída por terceros, en una época de mi vida, era más un acicate que un freno para dar rienda suelta a mi imaginación más lujuriosa. 

Las cartas peligrosas, si salen de la cárcel, es para llegar a las manos de un juez. Pero algo funciona mal en nuestro perfecto mundo de derechos y deberes. Un hijo de puta llamado Iñaki Bilbao, un terrorista expulsado de ETA, ha escrito una carta llena de majaderías fantasiosas, más propias de un adolescentes imberbe que de un adulto (frases típicas y manidas con las que rellenábamos los márgenes de los libros y las carpetas en el instituto) y El País puede dar hoy fuelle, necesariamente con el beneplácito del juez, a esas palabras descerebradas que deberían estar encerradas en un cajón. 


martes, 27 de diciembre de 2016

Todos los días de mi vida

Mi amigo Cencio, conocedor de mi admiración por Antonio Muñoz Molina, me ha pasado el artículo que ha escrito, aún no está publicado, como exclusiva.

Texto: I. Clavijo
Imagen: E. Lindo

Muñoz Molina narra las vicisitudes y éxitos de su vida en 2.500 páginas.

El nuevo libro del escritor andaluz, "Todos los días de mi vida", una densa biografía, se publicará a principio de enero, coincidiendo con el día de su cumpleaños.



La idea le sobrevino a Muñoz Molina el día que rechazó escribir la autobiografía de Belén Esteban. Después de llevar una semana persiguiendo al personaje público, sin conseguir elementos reales que no convirtieran el libro en pura ficción, se dio por vencido. Ante él apareció un tiempo infinito que había planeado dedicar a narrar la vida de otros, fue cuando decidió sacar del escondite de su memoria acontecimientos de un pasado reciente y remoto que, está convencido, dejará patidifusos a muchos de sus ávidos lectores. Ante la insistencia por querer conocer un adelanto de lo narrado en su biografía, Muñoz Molina sólo ha querido confesar que hace poco estuvo tentado por Mariano Rajoy para que ocupara la presidencia del Ministerio de Defensa. Rajoy guarda gran respeto y admiración por el escritor jienense desde que leyó su afamada novela Soldados de Salamina. La respuesta de Muñoz Molina fue: Cuando las ranas críen pelo. El presidente del gobierno ha consultado a un biólogo para saber en qué época del año ocurre eso. 

Para conocer más detalles, habrá que esperar a que el nuevo libro de Muñoz Molina llegue a las librerías.