lunes, 30 de enero de 2012

La inquina de un engranaje inhumano

Las tres leyes de la robótica, según Isaac Asimov son:

1.- Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
2.- Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
3.- Un robot debe proteger su propia existencia en la medida que esta protección no entre en conflicto con la Primera y Segunda Ley.

Esta mañana me la he tirado casi por completo intentando hablar con la Agencia Tributaria, con la sección del IVA, en concreto. Si llamas al 901 335533 te responde una máquina. Si quiere hablar con no sé qué, marque uno, si quiere hablar con no sé cuánto, marque dos, si su consulta es referente al IVA marque el tres... Tic-tac, tic-tac, tic-tac... hoy es el último día para pagar el IVA del cuarto trimestre. No me gusta dejar las cosas para el último momento porque es muy posible que lo más inesperado te robe el tiempo y no puedas cumplir con tus obligaciones en el plazo estipulado por ley. Pero tenía una de esas facturas emitidas (por fortuna sin firma) con la sempiterna promesa de ser pagadas de inmediato, pero que son sólo papel mojado. Necesitaba que la página web de la Agencia Tributaria me generara un pdf del modelo 303, mil veces rellenado online y mil veces frustrada su emisión por que, según la página web: "esta aplicación no está disponible". Y mientras tanto, el tiempo avanzando tic-tac, tic-tac, tic-tac... incluso lo escuchaba desgranarse (bueno, es posible que fuera el ruidito del reloj que está  sobre la puerta de salida a la terraza). La respuesta que obtenía del teléfono: "En estos momentos todas nuestras líneas están ocupadas. Por favor, espere"... "En estos momentos todas nuestras líneas están ocupadas. Por favor, espere"... "El tiempo estimado de espera es de dos minutos".... "En estos momentos todas nuestras líneas están ocupadas. Por favor, espere"... Cuatro o cinco después: "En estos momentos todas nuestras líneas están ocupadas. Por favor, inténtelo más tarde"... !Y ME COLGABAN!!! 

Llamé a la Demarcación de Granada, a la de Barcelona, a la de Málaga.... todos me devolvían al maldito 901 335533 donde la maquinita de voz femenina y dulzona volvía a hacerme esperar cinco o seis minutos para colgarme. ¡Qué frustrante!

Al final salí corriendo a comprar un maldito modelo 303 al estanco más cercano y lo rellené con bolígrafo. A las dos menos cuarto, estaba dejándome sangrar por el Impuesto sobre el valor añadido. 

De vuelta a casa, ya mucho más tranquila, volví a intentar hablar con alguien para poner una queja formal... fue remitida al 901 335533. Mañana me pasearé hasta los Jardines del Triunfo e intentaré hablar con alguien 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada