lunes, 23 de enero de 2012

El dueño del secreto

Dice mi madre: Dale un poco de poder a un tonto, y hará infelices a todos los que tiene a su alrededor. (Consecuencia de haber vivido casi toda su vida entre militares).

El sheriff de Denver que investiga la masacre del Instituto Columbine (donde dos descerebrados mataron a 13 personas y luego se suicidaron), se niega a hacer pública las cintas que los dos asesinos grabaron poco antes de la masacre, con la excusa de que estas cintas pueden servir de inspiración a otros chavales para realizar actos semejantes. Quienes las están solicitando son los padres de los niños que murieron a manos de sus propios compañeros. Necesitan respuestas a sus muchas preguntas (ellos, sólo los padres, los demás, sospecho que es generalizado, nos explicamos qué ocurrió en ese instituto, antes y después de los asesinatos).

¿Por qué las victimas, siempre, en todo momento y bajo cualquier circunstancia, parecen merecer ser las perdedoras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada