sábado, 21 de enero de 2012

Inflada como un buñuelo

"Mis clases" de inglés comienzan a dar resultados. Remotos y rudimentarios, lo sé, pero, qué pasa, se puede sentir una orgullosa de sí mismas, ¿no? Casi todo el tiempo suelo ser consciente de mi auténtica capacidad, así que si, durante cinco minutos me siento "lista", pienso disfrutarlo.

En una película ("friki", japonesa) Paradise Kiss al final salió una canción que me gustaba y con mi rudimentario inglés he sido capaz de identificar de cuál se trataba:



Claro que también podría haberla buscado en los créditos (ups, ya vuelvo a mi estado natural de autoestima). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada