viernes, 16 de septiembre de 2016

Salga el sol por Antequera

Miro con ansia a levante. Estoy impaciente por ver aparecer la primera luz de la mañana. Esta noche rompe la monotonía en la que me gusta vivir. El corte de agua corriente empezó mucho antes de iniciarse la tarde; pero parecía que se iba a prolongar hasta el día siguiente porque había pasado el horario laboral y los grifos seguían como meros objetos decorativos. 

Al corte de agua, le siguió una pelea entre borrachos bajo mi ventana. Uno amenazaba al otro con una botella rota. El desarmado también quiso defenderse, pero al darle un golpe a la botella, se rajó la mano. Dio alaridos de dolor hasta que llegó la ambulancia que su compañero y contrincante había llamado. La herida no debió de ser profunda porque después de suturarlo e irse los sanitarios, él siguió sentado en el banco del parque. 

Cuando las luces naranjas aún bañaban la fachada del edificio de enfrente, llamó mi cuñada. Mi hermano había desaparecido. Dos horas de angustia, llamando a amigos que ya ni siquiera ve. Apareció dormido profundamente en la cama que la caravana que llevan a las carreras, tiene sobre la cabina. Después de tres días seguidos poniendo a punto la moto que necesitan para una carrera este fin de semana, estaba agotado. Pretendía descansar sólo cinco minutos, pero se quedó tan profundamente dormido que ni siquiera escuchó el teléfono que tenía en la mano. 

La desaparición de mi hermano me ha impedido salir a correr. Puede que haya sido una suerte. A las cuatro, una chica corría despavorida hacía la calle San Antón. Eran gritos de terror, de miedo real. Qué miedo. Me he hecho pis encima, decía la chica, hablando con una sombra silenciosa que también corría. Una mujer frente a mi azotea llamó a la policía. Un coche, sin sirenas pero con las luces puestas, ha estado dando vueltas por los alrededores. 

Miro a levante, hacia donde el río Genil gira; pero no aparece aún ni esa luz sucia  en el horizonte que es preludio del amanecer. ¿Qué otros extraños sucesos nos puede deparar la noche?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada