miércoles, 28 de septiembre de 2016

La estrategia de la Virgen del Rosario o el egoísmo de los políticos

Cuenta mi madre que la virgen de su pueblo es muy milagrosa: siempre que hay sequía, la sacan en procesión y llueve. Lo que no cuenta mi madre es que la virgen a veces se pone farruca y para complacer a sus fieles exige que la saquen cinco, seis... o una docena de veces. 

Se comienza a hablar de las terceras elecciones. Por la frase de Einstein (locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes) a eso se le podría llamar locura; pero algo se ha movido. Sánchez cada vez tiene menos apoyo de los suyos y del electorado (Sánchez debería hacer caso a las evidencias) y Ciudadanos, por sus acuerdos con el PP, ha sido fagocitado por su alma máter, al menos así lo consideran algunos de sus votantes.

Tanto gasto, tanto tiempo desperdiciado, tantos contratos en espera, para que todo siga igual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada