lunes, 25 de abril de 2016

Pásalo

La cárcel de Albolote está masificada. Mis vecinos del piso de abajo, que son sudafricanos legales, sólo se pueden dedicar a trabajos de segunda porque no encuentran clases económicas que les permitan aprender el idioma. Una señora jubilada de Pizarra lleva esperando tres años a que la Junta de Andalucía le conceda una ayuda para arreglar el techo de su vivienda que está lleno de goteras y apuntalado. Una de mis cuñadas, que da clase a niños con problemas, tiene este año 40 alumnos, cuando lo aconsejable es tener menos de la mitad. En la zona norte de Granada hay aceras sólo encintadas... Creo que podría seguir enumerando hasta la noche de los tiempos, problemas que necesitan dinero público y que la crisis ha aparcado de momento. 

Internet dice que unas nuevas elecciones en España costaría la friolera de 160 millones de euros, y todo para que los políticos se insulten entre sí y culpen a los demás de la repetición de las elecciones. Lo más probable es que los resultados sean los mismos que los actuales, y volvamos a estar en la casilla de salida.

¿Y si los votantes nos negamos a ir de nuevo a las urnas? Nosotros ya hicimos nuestro trabajo y una gran mayoría fuimos a votar. Ahora les toca a los políticos. Tienen que dar su brazo a torcer y permitir un gobierno. Cualquier cosa antes de obligarnos al despilfarro. 

¡Pongámonos en huelga los votantes el 26 de junio! ¡Impidamos que sigan malgastando nuestro dinero! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada