sábado, 16 de abril de 2016

De Panamá al reino Nazarí

¡Hasta el moño! Soria dimite y algunos de los suyos lo apoyan asegurando que ese gesto lo honra (¡manda huevos!). Ese gesto lo único que hace es deshonrar, aún más, a personajes como el alcalde de Granada que se aferra a su puesto como si le fuera en ello la vida. Y mientras la economía vuelve a ir de culo. No tengo conocimientos de macroeconomía, pero si tuviera que sacar conclusiones por lo que ocurre a mi alrededor: ahora trabajamos para un despacho de abogados que se especializan en la compra-venta de edificio, para los que necesitan informes arquitectónicos independientes. La mayoría de los clientes son extranjeros y la mayoría están a la espera de que tengamos un gobierno más o menos fijo con una leyes más o menos fijas. No hay que ser un lumbreras para sospechar la principal causa de la desaceleración. 

Tengo una propuesta para la alcaldía de Granada. Hace unos días, a un conductor de autobús se le voló la recaudación (350 euros). Tres personas ayudaron al hombre a recoger los billetes volados, y no faltó ni uno. ¿No podrían presentarse alguno de esos tres ciudadanos ejemplares para alcalde de nuestra ciudad? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada