martes, 9 de agosto de 2011

El mundo en llamas

El menor de mis tres hermanos vive en los arrabales de Londres, en un apartamento de planta baja: dos dormitorios, una sala de estar, una cocina minúscula y un cuarto de baño. Cuando hemos ido a su casa nos ha chocado dos cosas: que viviendo en planta baja ninguna de sus ventanas tengan rejas, y no porque tenga un sofisticado sistema de seguridad o vidrios blindados, si no porque, simplemente, según él, nadie entra a robar en las casas; también choca mucho que el baño esté enmoquetado. Según mi hermano, palabras literales suyas, basadas en la experiencia de cinco años, los ingleses son bastante marranos, de ducha semanal los más higiénicos; pero inmediatamente sale en su defensa, y alega que debe de ser cosa del clima. Tanto frío y humedad no invita a empezar el día con una ducha (como ha sido siempre nuestra costumbre, la de mi familia, al menos desde que tengo memoria). Aunque, de mis tres hermanos es el más proclive a disfrutar del clima cálido, se ha adaptado sin dificultad a esa ciudad, la que le entusiasma, en la que, según él, pasa todo y nada a la vez. Todo, porque es un poco el ombligo del mundo, y nada, porque se vive una vida tranquila, sin incidentes que perturbe su tranquilidad; al menos hasta hasta dos noches, cuando comenzaron los disturbios por la muerte de un hombre a manos de la policía y en su calle, donde nunca pasa nada, saquearon primero un supermercado y luego lo quemaron. Creo que mi hermano se ha quedado aún más conmocionado porque era donde solía hacer sus compras semanales. 

Esta mañana Guille salió muy temprano para Málaga (le gusta mucho madrugar). A veces él se levanta cuando yo aún no me he acostado. Hace un rato me llamó. Lo raro no es que me llame (lo hace media docena de veces al cabo del día si estamos separados, a veces para nimiedades), lo raro era su tono tono de voz. Estaba alterado, pero no enfadado, creo que más sorprendido que molesto: nos han robado en el estudio de Málaga. En la sala grande del estudio hay un trozo de paramento de pavés que da a la escalera. Son losetas de vidrio de colores (azul, marrón, verde), unidas entre sí por gruesas juntas de cemento blanco y con un redondo del 6 en su interior para darle seguridad y rigidez. Los muy brutos, demostrando bastante estupidez, han abierto un agujero en ese trozo del paramento (habrán llevado incluso un oxicorte para cortar el metal). Si hubieran abierto el agujero en el paramento opaco, se habrían encontrado con una citara de ladrillo hueco doble enlucido a ambas caras (habría sido como cortar mantequilla en lugar de cortar mojama). Nos han robado (Guille ha tenido que hacer el recuento para entregarlo a la policía): cinco pantallas planas (ay, mi pantallón de 22", al que conectaba el portátil cuando iba a trabajar allí), tres torres (más viejas que Atapuerca, todas con contraseña, y dos de ellas con programas que únicamente trabajan con pastillas). Dos impresoras, una de ellas estaba estropeada, la otra para plotear hasta formatos A3; y media docena de pens, de esos que suelen regalar como propaganda los de Oficervice cuando compras mucho material. Curiosamente, el plotter, lo único realmente valioso de ese estudio, lo han dejado. Es un armatoste, pero se puede desmontar. Plotea hasta formatos A0. Lo compramos el año pasado y es relativamente nuevo. 

El butrón de la pared, teniendo en cuenta lo difícil que es cortar el metal y romper las losetas de vidrio, le llevaría, al menos, tres horas de trabajo duro (imaginan que fue durante el fin de semana, cuando no había nadie ne el edificio). Por el material robado, teniendo en cuenta que es material obsoleto (cualquier elemento informático deja de ser interesante casi antes de su fabricación porque sale algo mejor, más rápido, más potente) no creo que saquen mucho -por los ordenadores nada, a no ser que lo vendan por piezas. Las tarjetas gráficas sí son buenas, el resto normalito-. Mucho esfuerzo por casi nada, al menos material. La alteración de Guille, que hoy ya tiene el día perdido entre policía y seguros. ¡Qué pena de todo! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada