viernes, 26 de agosto de 2011

Cosas pequeñas

La ternura menos evidente se encuentra escondidas en las cosas pequeñas, en los detalles insignificantes que nos hace felices minuto a minuto. Guille me escuchó quejarme del cine el viernes. Fui acumulando la visión de una sucesión de películas pésimas, hasta que terminé declarándome enemiga del 7º arte. Guille conoce mis gustos y ha estado comiéndose el coco hasta dar con una película que sabía, me iba a gustar. Ni siquiera tuve que molestarme en alquilarla, él lo hizo por mí online, y ayer por la tarde, cuando pasaba junto al vídeoclub al que estamos suscritos, el encargado, que me conoce de vista, me gritó: Eh, oye, que ya la tengo!


Es un poco rara, pero, como Guille sospechaba, me entusiasmó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada