viernes, 14 de octubre de 2011

El día de la marmota!

Mi cumpleaños (otra vez). Mi madre ya me ha felicitado (y hasta me mandó un regalo con mis hermanos: un par de blusas -y faltando a su costumbre, de mi talla -tiene la manía de comprarme la ropa muy holgada (creo que  piensa que aún estoy creciendo)-). Mis hermanos vinieron el lunes y estuvimos comiendo juntos. Arreglando el mundo durante dos horas y media. Salió el tema niños. Niños en general, en la vertiente de por qué algunos niños se convierten en balas perdidas y otros llegan a ser grandes personas, o simplemente, personas (lo que ya es todo un reto). Mis hermanos son de la teoría de que debe gustarte algo para salir adelante y para que el aburrimiento no te haga perderte en mitad del camino. Nos ponen como ejemplo a nosotros mismos y a algunos compañeros y amigos que tuvimos. A ellos siempre le gustaron las motos, a mi Guille le gustaron todos los deportes, a mí me gustaban los libros. Todos teníamos un hobby. Sólo era un entretenimiento, nada serio. Pero suficiente para que prefiriéramos estar sumergidos en nuestra diversión que vagando y buscando alguna forma de matar el tiempo. 

También salió el tema del fracaso escolar. Realmente no supimos precisar a qué se debía. No creemos que sea debido al gobierno (que se satisface en tener un montón de fracasados intelectuales -como si fuéramos un puñado de cerdos cebados y satisfechos- más fáciles de manejar que si fuéramos inteligentes y tuviéramos mayor capacidad de raciocinio-). A la única conclusión que llegamos es que están mal vistos los empollones. Si sobresales en algo, te tachan de empollón y tienes que pagar las consecuencias: las burlas de tus compañeros o el aislamiento social. Tener buenos profesores influiría para que no hubiera tanto fracaso escolar, por supuesto, pero también que esta sociedad cambiara y valorara la inteligencia por encima de la belleza física o la situación social. 

Este segundo cumpleaños promete mucho más que el primero (de momento, esta tarde viene Guille).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada