miércoles, 11 de abril de 2012

Un vuelo rasante con Morfeo

Esta noche he soñado que volaba. Es un sueño recurrente. Es un sueño recurrente de muchas personas. He visitado una de esas páginas webs que pretenden interpretar los sueños... Iba a soltar una burrada, pero llevo unos días que intento moderarme (quiero ganar el cielo). En otras ocasiones mi vuelo es torpe y apenas puedo alzarme unos palmos del suelo y, sobre todo, cuando necesito escapar de algún peligro, en ese momento, el vuelo es imposible (aunque el peligro nunca llega a alcanzarme). Esta vez el vuelo era ágil y rápido. Caía en picado desde mucha altura, sin miedo porque desde el principio era consciente de que estaba volando, el suelo  se aproximaba con mucha rapidez, pero antes de romperme la crisma, cuando estaba a pocos centímetros de la superficie árida y dura, el vuelo se convierte en rasante, muy cerca de la superficie de un río de agua verdosa, sucia y casi estancada en la que, sin embargo, se ve reflejada mi imagen. La sensación del aire azotándome la cara y pequeñas gotitas de agua que se levantan a mi paso y me empapan las mejillas, es tan vivido que me pregunto si no será un recuerdo de algo real del pasado, de un pasado muy remoto que se pierde en la noche de los tiempos, y no sólo un sueño. Pero para ello, en algún momento de la evolución, tuvimos la capacidad de volar y de vez en cuando lo recordamos para que sepamos que en el futuro la evolución nos puede volver a hacer surcar los cielos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada