jueves, 19 de abril de 2012

La hierba no crece bajo mis pies

Hoy ya no estoy obligada a escribir las malditas 1000 palabras (ahora que he aprendido a contarlas con el Word). Tampoco he ido a clase de inglés, ni tendré que ir mañana al psicopedagogo. A la hora que solía estar en clase de inglés, sentía que hacía novillos (como cuando iba a la facultad y por alguna razón no iba a clase) -en el instituto y en la primaria estaba demasiado vigilada para poder hacer pellas). Es una pena que me haya tenido que dar por vencida. Me hacían sentir feliz las clases, estaba avanzando bastante en muy poco tiempo (puede que ese haya sido uno de los errores, debería haber asistido a un curso menos intenso). Tendré que ser autodidacta para aprender a utilizar el Sketch up porque no he encontrado ningún curso previsto en breve. A veces me da la sensación de que la hierba nunca crecerá bajo mis pies, que siempre andaré inmersa en una inestabilidad a largo plazo. Hoy ando algo mohína, a nadie le gusta perder cosas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada