lunes, 2 de septiembre de 2013

Dos tuertos entre ciegos

Guille dice que somos un par de tuertos en mitad de una multitud de ciegos; no literalmente, por supuesto, por fortuna todos los que conocemos, y nosotros mismos, a excepción de algún pequeño problemilla con las lágrimas, andamos bastante bien de la vista. Lo dice porque últimamente no dejan de ocurrirles desdichas a quienes nos rodean. Y de nada sirve ser prudente cuando el azar se alía con la mala suerte.

Si la bondad de las personas se midiera sólo por su capacidad para pensar en el bien ajeno, de quienes conozco, la palma se la llevaría Anna, la prima ecologista de Guille. Todo cuanto hace (incluso ver la TV con energía renovable) es para intentar mejorar el bien común. Aunque ya casi llega al medio siglo, según presume ella, tiene el tamaño, el aspecto y la voz de una adolescente. Es como una ninfa, el prototipo de Humbert Humbert si el morbo no estuviera principalmente en el delito.

Anna trabaja en la herboristería de un centro comercial en mitad de Barcelona. Vive en un pueblo con malas comunicaciones y para trasladarse utiliza un coche híbrido, compacto, pequeñito, hecho a su misma escala.

A principios de verano, pocos días antes de coger las vacaciones, cuando regresaba a casa y esperaba ante un semáforo a que se pusiera en verde, un coche, tipo 4x4, la embistió por detrás, engullendo parte de su vehículo. El conductor del 4x4 sufrió un golpe de calor y se desvaneció. La prima de Guille salió relativamente bien parada comparada con el coche: una luxación de cuello, cuando la llevaron desde el accidente al hospital; tendinitis en ambos brazos y fisuras en varios huesos de ambos pies. Anna, a pesar de lo ocurrido, da gracias porque le ocurrió poco antes de las vacaciones y así no perdió muchos días de trabajo. 

2 comentarios:

  1. Hace tiempo que te leo, y a veces he dejado algún comentario.

    Siento "invadir" to blog con una pregunta profesional. Me gustaría saber cuantos ladrillos hacen falta para construir un rascacielos. Naturalmente quiero que sea una estimación, nada exacto. Digamos el Empire State, que tiene 443 me altura, 109 plantas y una superficie por planta de 254.000 metros cuadrados. Hay alguna regla de tres aproximada para calcular el número de ladrillos que tiene?

    Gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
  2. Te respondo en la próxima entrada

    ResponderEliminar