lunes, 5 de septiembre de 2011

Historia de un avatar



El avatar que suelo utilizar me lo diseñó Nacho Ulzurrun hace cuatro años, después de haber conseguido que me enfadara por haber estado toda la noche llamándome PK. Aún no sabía mucho de él. Acababa de llegar a Barcelona y me sentía bastante sola. Apenas conocía a la gente del trabajo y pasaba el día completo pegada al pc, o en el trabajo, o hablando con mi familia por el msn. A Nacho lo conocí por casualidad en un chat, el de MaximaFM. Llevaba el nick de LOCOBCN. Creo que al principio sólo congeniamos porque los dos solíamos trasnochar. Mientras los demás comenzaban a despedirse a las once, a las doce ya no quedaba nadie, él y yo podíamos permanecer hablando hasta las cuatro, las cinco o enlazábamos un día con otro sin apenas darnos cuenta. Nacho porque dependía de su hermano para que lo llevara a la cama; yo porque siempre he dormido poco.

Inmediatamente encontramos cosas en común. A los dos nos gustaban las carreras de motos y la ciudad de Barcelona. Como le resultaba difícil ir más allá de Plaça d'Espanya, me indicaba sus lugares favoritos en el pasado, yo iba y sacaba fotografías para que pudiera compararlos con sus recuerdos. Gracias a él comencé a interesarme por los coches tuneados, empezó a molestarme los coches aparcados en los pasos de peatones, tuve mucho más cuidado en el diseño de cualquier vivienda o edificio, siempre preocupada en adaptarla a los minusválidos... Él comenzó a escribir la historia de su vida porque se lo sugerí. Me la solía leer entre susurros, con el ruido de su respirador de fondo. No empezó hablando del día que le diagnosticaron su enfermedad (distrofia muscular de Duchenne) si no del día que supo que se había enamorado por primera vez, de una chica de su clase, a los 14 años.

Incluso teniéndolo frente a frente era muy fácil olvidarse de su enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada