domingo, 7 de agosto de 2016

No debería importarme, pero...

Rara vez cojo los autobuses urbanos. Granada es pequeña, vivo en el centro, se llega fácilmente andando a cualquier parte, y con mayor rapidez. Hace un par de días, en la cola de la pescadería, dos mujeres hablaban, se quejaban de la mala combinación de los autobuses urbanos con los amarillos (los amarillos llevan a los pueblos dormitorio). Una de ellas aseguraba que, invariablemente a la hora que tomara el autobús urbano, siempre tenía que esperar media hora a que llegara el interurbano, y que si preguntaba a los que estaban en la parada, siempre le aseguraban que acababa de perderlo por los pelos. Claro, como el alcalde y los suyos tienen coches oficiales, se la traen floja los problemas que tengamos con los autobuses la gente normal, se quejaba una de las mujeres.

Donald Trump se rodea de millonarios en su gabinete económico. ¿Quién se preocupará por los problemas reales de los ciudadanos que no pertenezcan a la minoría rica de Norteamérica?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada