sábado, 3 de mayo de 2014

Sin Dios

¿Qué ocurre en Corea del Sur? Cualquiera diría que Dios los ha abandonado desde principio de año. Hace pocos meses, a mediados de febrero, el techo de un auditorio se derrumbó sobre unos centenares de estudiantes universitarios, matando a diez personas. La cubierta no estaba calculada para soportar el peso de la nieve. Según Google, casi todos los inviernos nieva en Corea, ¿cómo es posible que los estructuristas tuvieran este despiste tan garrafal? Si en Granada nevara copiosamente, cosa rara, pero no imposible, muchas cubiertas también terminarían colapsando por culpa del peso adicional para el que no han sido calculadas. 

Hace dos semanas, el desastre del ferry debido a la locura de quien estaba al mando en esos momentos y a que la carga que llevaba no estaba sujeta. Un desastre sobradamente conocido, me temo.

Ayer mismo, en el metro, dos trenes chocaron, produciendo 238 heridos. Un convoy estaba parado por avería y otro lo envistió por detrás. 

Foto: The Korea Herald


En cualquier otro país se han producido accidentes semejantes, pero rara vez tal condensación de desastres en un lapso tan corto. Es como si Dios (la buena suerte aliada con la falta de sistemas de seguridad) los hubiera abandonado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada