domingo, 5 de junio de 2016

Días contados

Hace unos días venía en el periódico una noticia que parecía sacada de El Mundo Today: a una mujer la habían multado, gracias a la ley mordaza, por llevar un bolso que decía "All cats are beautiful", un acrónimo de "all cops are bastards". En el momento de leer la noticia pensé que los policías que habían puesto la multa se cogían el pene con papel de fumar para orinar. La multa implicaba:
  1. La exigencia de que la mujer que llevaba el bolso supiera inglés. Teniendo en cuenta que en nuestro país ni los políticos lo hablan, es mucho pedir.
  2. Que la mujer conociera el acrónimo. Yo no tenía ni remota idea. Y la mayoría de la gente con la que he hablado, tampoco. 
  3. Que la mujer tuviera intención de insultar.

Por fortuna alguien tuvo sentido común y la multa ha sido archivada.

Hace algunos meses me robaron. Estaba sentada en una terraza, en el centro de Granada, era un día festivo por la tarde. Una mujer me distrajo preguntándome por una iglesia cercana, mientras, alguien se llevaba mi bolso de la silla contigua, donde lo había dejado. Poner la denuncia me hizo perder cuatro horas. De seis a diez. Tuve que trasladarme hasta la comisaría que hay junto a la estación de autobuses y luego esperar una eternidad porque había cola. En ese momento no pensé que todos los policías son unos bastardos, pero sí algo peor de los dos sujetos que me atendieron. Les expliqué con detalle lo ocurrido, les indiqué el lugar y la hora y ellos se obstinaron en intentarme convencer que lo ocurrido había sido una negligencia mía y que, por lo tanto, no se podía considerar un robo. ¿La ley mordaza me prohíbe pensar que los policías que me atendieron eran unos huevones por importarles únicamente sus estadísticas y pasar olímpicamente de mi problema? 

Esperemos que esta ley tan injusta tenga sus días contados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada