domingo, 18 de agosto de 2013

La insoportable levedad del verano


Ya casi tengo hechas las maletas, sin cabida para el ordenador. Añoro la libertad que tenía hace unos años, cuando en el armario de la entrada de la casa descansaba una mochila a la espera de ser utilizada, con un par de mudas de ropa interior, dos camisetas, una falda de esas que no se arrugan y unos vaqueros, siempre dispuesta y preparada para ir donde me llevaran. 

No seáis muy activos en vuestros respectivos blogs, que luego me cuesta ponerme al día. 

Volveré en septiembre (deberíamos celebrar en septiembre una fiesta semejante a la de año nuevo). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada