jueves, 3 de noviembre de 2011

Divagaciones (no sé cuántas)

Flores negras y azules, naturales, para los abuelos de Guille. 
El concierto de los JYJ no fue tan decepcionante al fin de cuentas... sólo es que estoy acostumbrada a conciertos más pacíficos... o más ruidosos). 
Raimon y Pere coleccionan parejas extrañas como amigos. La más extraña es una "pareja" de tres. Dos hermanos (hombre y mujer, catalanes) y un japonés. Ella está casada con el japonés (cosa de papeleo) pero ambos hermanos se comparten el amor (léase sexo) del japonés. Y llevan ya siete años. Guille y yo somos sus únicos amigos "normales".
Mal gusto en la fiesta de disfraces de Raimon y Pere. Un tío iba disfrazado de Marco Simoncelli, con el pelo tipo escarola, la señal de un neumático en el cuello, mono de moto y el casco remendado con cinta americana. 
Buen gusto en la fiesta de Raimon y Pere. Al japonés del trío, le habían escrito por todo el cuerpo poemas con una letra muy bonita. A todo aquel que le daba un beso, dependiendo de la "intensidad" del beso, le permitía leer un trozo de su cuerpo. Llevaba una túnica y se descubría la parte del cuerpo que se le antojaba. Por lo visto, eso de escribir en los cuerpos, es una clase de arte japonés. 
Ayer tuve dolor de cabeza durante todo el día, como si fuera resaca, pero sólo era por la ausencia de Guille. Percibir la ausencia de Guille es como una campana de Gauss invertida: cuando me separo de él el dolor es psicosomático, a lo largo de la semana se va mitigando, en una semana normal, el miércoles, casi ni noto que no está (por la carga de trabajo, la mayoría de las veces), pero el jueves y viernes aumenta, resulto patética durante el fin de semana si no viene. 
Ya hemos firmado el acta de inicio de las obras. Ahora es cuando comienza de verdad el trabajo.
Mi tía, la que vivía hasta hace poco con mi madre, nos regaña porque dice que mimamos demasiado a mi madre, que satisfacemos incluso sus caprichos más insensatos (y todo porque vine antes de lo previsto desde Barcelona para poner flores en el nicho de mi padre). Mi tía no comprende que simplemente tenemos pánico a que mi madre enferme de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada