lunes, 9 de enero de 2017

A lágrima viva

Es curioso lo parecidas que son la risa extrema y la tristeza extrema. En ambas los ojos terminan derramando lágrimas a raudales, el rostro se congestiona y se emiten ruidos semejantes. 

El viernes por la tarde mi aparejadora me invitó a dar una vuelta y tomar unas cervezas. Rechacé su invitación porque los zapatos de la fiesta de fin de año me hicieron rozaduras en los talones y aún no se habían curado. Al rato apareció con un pen y una bolsa de palomitas para microondas. Traía grabado el último episodio emitido en la televisión de la serie Mentes Criminales: Sin Fronteras. Un programa de humor voluntario no provoca tanta risa. La trama del episodio era una majadería, la ambientación una locura y el final un completo despropósito. Las palomitas terminaron esparcidas por el suelo y mi aparejadora y yo llorando a lágrima viva, como magdalenas, por culpa de las carcajadas. 

Choca las calles sin asfaltar en, supuestamente, plena Pamplona. 
Choca las banderas españolas en los balcones de las casas.
Choca la vegetación exclusivamente de cactus y pitas. 
Choca los decorados que desde fuera identificamos con México pero que un mexicano no reconoce como propio. 
Choca que los toros coman trozos de personas.
Pero, lo que más choca, es que al principio del episodio se diga que 68 millones de norteamericanos salen todos los años al extranjeros y no hayan pedido a algunos de ellos que los asesore para reflejar con un mínimo de realidad los países de los que hablan. 

Supongo que la serie tiene sus días contados, pero por si se les ocurre hacer un episodio ambientado en Andalucía, les informo de cómo vivimos aquí:

Nuestro transporte

Nuestra vestimenta

Nuestras casas

Y la trama puede ir de unos criadores de cerdos que hacen el mejor jamón de toda Andalucía. ¿El secreto? Los alimentan con los guiris que se ponen a tiro (los cerditos sí son omnívoros). 

¡Y pensar que taché de poco realista la serie surcoreana The K2 porque en Barcelona la gente hablaba con acento madrileño!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada