sábado, 16 de agosto de 2014

Punto de inflexión

Alguien, no recuerdo quién porque durante unos días ha coincidido mucho el tema de conversación de las series televisivas, me aconsejó que viera The Strain. Con el primer episodio creí estar sufriendo un deja vu. Al principio pensé que estaba ante una nueva versión de algo que ya había visto. Un avión que aterriza y todos sus pasajeros parecen estar muertos. Luego se percatan que cuatro han sobrevivido. Cuando están haciendo las autopsias... hay sorpresa. Los enfermos están infectados por un extraño virus (por su torrente sanguíneo corretean unos gusanos que se parecen mucho al virus del ébola, aunque a diferente escala). No necesité leer en los títulos de crédito el nombre de Guillermo del Toro para recordar que se trataba de Nocturna. La novela me pareció otra más sobre vampiros, pero ahora me interesa la serie: siento curiosidad por saber cómo evoluciona el comportamiento de los medios sanitarios ante la epidemia. Existe un paralelismo con lo que está ocurriendo con el ébola: no se le está dando la suficiente importancia. 



Supongo que habrá un punto de inflexión: cuando la epidemia llegue a Europa de forma no controlada. España tiene todas las papeletas para ser el país de entrada. Espero que en ese momento no nos limitemos a poner barreras más restrictivas entre las fronteras, en lugar de intentar atajar el problema donde se originó, aportando ayuda sanitaria material y humana. También espero que no ocurra como con la gripe aviar, cuando se compraron ingentes cantidades de vacunas que luego no sirvieron para nada (enriquecer a las farmacéuticas y a algún intermediario, no cuenta). 

Es como si no hubiéramos salido de la edad media. Las epidemias se extienden por culpa de la ignorancia, la falta de higiene y la carencia de medios; mientras que se sigue matando a la gente por su religión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada