jueves, 23 de mayo de 2013

Estulticia

Una rabieta no me dejaba dormir. Me había sentado ante el pc y comenzado a explicar la razón (un compañero pejigueras me hizo enfadar hoy después de haber rectificado tres veces sin justificación el proyecto que estaba haciendo para él). Lo insultaba, delataba las condiciones en las que había conseguido el título y que lo obliga a recurrir a otros compañeros para que le hagan los trabajos que él firmará... pero a medida que iba escribiendo se me iba pasando el enfado y he terminado partida de risa por parecerme cómico haber desperdiciado con él más de media hora por tener diferente criterio sobre cómo utilizar las capas de AutoCad. Al final he borrado la anterior entrada llena de insultos y en su lugar le he escrito un correo renunciando al trabajo. Hay crisis, poco trabajo: casi se ha convertido en un lujo no aceptar las humillaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada