jueves, 5 de febrero de 2015

Frustración

Empezó mal el día. Teníamos un solar en Málaga muy feo y casi inservible. Alargado, con dos trocitos de fachada ridículos. Muy complicado de aprovechar incluso si sólo hacíamos estudios. Se me ocurrió diseñar un lugar donde dejar las cenizas de los difuntos. Cada vez más gente prefiere la incineración al entierro. Serían pequeños nichos donde dejar las cenizas y algunos recuerdos del difunto, un lugar cómodo y elegante, un lugar al que ir a recordar. Los inversores acaban de mandar un e-mail rechazando la oferta. 

Durante la noche los e-mails han brotado como champiñones en un otoño lluvioso. Parece que comienza a haber movimiento. Pero me pregunto si sólo será un espejismo preelectoral. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada