viernes, 11 de octubre de 2013

El azar y la probabilidad

En la última época es más probable encontrar a un arquitecto en los juzgados que en el Colegio de Arquitectos. Esta mañana el azar ha querido que coincidiera con un compañero en el decanato de los juzgados de La Caleta. Se llama José Antonio, aunque todos lo conocemos como J.A. Es un hombre maduro, de unos 50 y pico años. Puede que no sea guapo, pero tiene el mismo encanto que una maleta llena de pegatinas de medio mundo o una chaqueta ajada en la que se adivina mil historias. Esta mañana estaba indignado. Acababa de entregar una pericial en la que ha tenido que dar un informe desfavorable para la habitabilidad de una vivienda recién construida sobre terrenos inestables. 

La indefensión de los promotores: un vecino compra al ayuntamiento un terreno, el ayuntamiento da la licencia de obras (y cobra por ella), apenas está la vivienda acabada, comienzan los problemas: bajo el suelo había una capa freática que se ha vaciado por culpa de un pozo que ha abierto el ayuntamiento para regar la nueva urbanización. Apenas salen en la vivienda las primeras grietas, el ayuntamiento exige el desalojo. Como consecuencia: una familia sin casa, sin ahorros y un lavado unánime de manos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada