jueves, 11 de octubre de 2012

Terror en el circuito

(Este título parece el de una película de serie Z, por lo menos)

Estos días los alumnos de las universidades de Ingeniería de toda España concursan en el diseño y construcción de motos. Una de las pruebas a las que serán sometidas las moto es una carrera con pilotos semi profesionales, lo que implican que serán expuestas a velocidades de unos 200 km/h por lo menos. A nosotros nos han solicitado ayuda  tres de esas universidades, lo que nos ha permitido conocer de primera mano los diseños de forma minuciosa. (No creo que ninguna de estas Universidades haya incurrido en un incumplimiento de las normativas del concurso, porque a ninguna de ellas le hemos sido útil al negarnos a hacer todas las piezas que nos presentaron por tener un diseño deficiente). Si han sido capaces de cometer errores tan bárbaros como confundir pulgadas con cm, y dejar nada menos que 10 cm corto el larguero de una horquilla... ¿qué fallos más delicados no habrán cometido? 

Ninguna de estas motos, de piezas calculadas individualmente y no como parte de un conjunto, o piezas pensadas únicamente para aligerar peso y no para resistir en funcionamiento y sometidas a calor, fricciones y vibraciones, han sido sometidas a alguna de las muchas pruebas que superan las motos legales antes de permitir que un piloto se suba a ellas. 

Sé que es tonto, pero vaticinar un acontecimiento da la sensación de que aumentan las probabilidades de que no ocurra: así que, esperemos que ninguno de los pilotos tenga un accidente y sufra daño por que es muy duro imaginar las consecuencias de un accidente por la rotura de una pieza mal diseñada cuando el vehículo va a más de 200 km.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada