viernes, 5 de febrero de 2016

Los ojos de quien no quiere ver

El día 8 soltarán a un antiguo compañero de trabajo que fue detenido en Portugal con un alijo de cocaína. Ha estado tres años y pico en la cárcel. En este tiempo, además de mucho peso, ha perdido a su mujer, quien tiene otra pareja desde hace dos años. Su hija de seis años no lo reconoce. Su padre murió y no pudo ir al entierro. Su madre se ha enclaustrado en su casa, vive en un pueblo pequeño y no quiere salir a la calle por la vergüenza que siente. Perdió el trabajo en la empresa de mensajería que lo tenía contratado... preferible no imaginar qué otras cosas perdió dentro de la cárcel. Pero, si no lo hubieran detenido, ¿cuáles habrían sido las consecuencias de llegar la droga que transportaba al mercado? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada